La franquicia del odio

O como los extremos se atraen.

El nacionalismo español y el catalán se necesitan el uno del otro. Ambos campan a sus anchas en las mentes de la gente descontenta.

¿Los grandes perdedores? La convivencia, el sentido común, el pensamiento crítico y sobre todo el patriotismo.

En España la patente patriótica parece tenerla la extrema derecha ¡con el beneplácito de la gente y en especial de la izquierda!. Una vez leí que “republicanos” en EEUU significa derecha, en Francia patriotismo y en España significa izquierda. Es sólo un ejemplo de lo relativo que es todo en política.

¿Por qué ese complejo? El patriotismo es querer a tu sociedad, estar orgullosos de ella. El nacionalismo por el contrario es sinónimo de egoismo y supremacía. ¿Hay alguien ahí leyendo esto? ¿tan difícil es entender la diferencia?.

Sin embargo aquí al que es patriota lo tildamos de facha… bravo por nosotros. Le regalamos a Franco los derechos sobre la patria y nos conformamos. Como si en la guerra civil media España hubiera sangrado porque ese día se levantaron cabreados… No señores ¡los dos bandos lucharon por su patria!. Las columnas catalanas no se atrincheraron contra el agresor “español”, al revés se movilizaron para liberar Zaragoza de los golpistas, curiosa reacción si creemos que no les importaba su patria.

Pero a la franquicia nacionalista Española le hacemos el favor de su vida regalándoles los derechos exclusivos del patriotismo. 

Luego están los peores, los nacionalistas excluyentes. Se alimentan de odio y necesitan esa vinculación patria-fascismo para promover su tesis populista. Y aquí hemos topado con el círculo vicioso o las dos grandes franquicias:

– El nacionalismo catalán promueve el miedo a la agresión del nacionalismo Español. Ellos son la única solución contra ese “enemigo”. Como patriota=facha, no hace falta explicar más. La matemática populista es clara, el que no es separatista es fascista.

– El nacionalismo español promueve el miedo al separatismo. Son el “único garante” de la unidad. El resto les seguimos el juego porque está prohibido defender España y ser de centro o izquierdas.

El juego está servido, polarícense señores. Elijan su extremo cómodamente. Cojan la plantilla ideológica que más les guste y no se les ocurra cambiarla.

¿Cómo romper este círculo vicioso? Pues servidor honestamente no tiene ni idea. Pero de una cosa estoy seguro, nuestros complejos como país les hacen un favor a ambas facciones pero especialmente a los excluyentes.

¿No te importa la patria? ¿El mundo estaría mejor sin fronteras? Ojalá, pero amigo mío ese no es el caso. Ese argumento nos delata como niños mimados ignorantes que no han vivido la realidad. Nuestros antepasados forjaron nuestro futuro y creemos que la riqueza y la paz vienen gratis por nacer, sin pararnos a pensar cuántos españoles se dejaron la vida, equivocados o no, en preparar lo que tenemos ahora.

Digo viva España y me siento como el homosexual valiente que sale del armario porque no puede hinibirse por más tiempo. Y al igual que esa persona me pregunto … ¿pero qué tiene de malo? Que le den al que le parezca mal, bienvenido el que ve más allá y entiende que está sociedad que es España necesita que estemos juntos y que seamos críticos pero orgullosos de lo que somos.

Viva España. Arriba España que coño. Y si al leer esto sólo ves aguiluchos y generales rancios espero de corazón que te hagas a un lado y al menos no molestes a los que queremos lo mejor para la sociedad en la que estamos. Menda sale del armario para siempre.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s