Tito el gruñón 

Tito el gruñón 

– Que no Tito, te pongas como te pongas no puedes dejar de pagar la comunidad del piso.

– ¿Cómo que no? Jesús el del primero B paga la mitad que yo.

– Yaaa, pero él tiene un piso de 45 metros cuadrados y no tiene terraza y dos garajes como tú. Así funcionan las comunidades 

– Pues me voy a largar de aquí, tengo derecho a decidir, me monto mi propia comunidad a partir de ahora.

– Lamento que te pongas así Tito, eres libre de irte a vivir donde quieras. Pero tu casa forma parte del edificio, la comunidad debe participar equitativamente de las responsabilidades. Si vives aquí debes pagar como todos, hay que mantener la estructura, la calefacción, la limpieza…

– ¡No me hables de eso! Mi casa se cae a pedazos por vuestra culpa que me sacáis todo el dinero.

– Entiendo tu malestar Tito. ¿Pero te acuerdas cuando nos dieron los beneficios de los bajos comerciales? Pep el del 3C se arregló la cocina, los Ruiz pintaron la casa y sanearon las cañerías… pero tú decidiste comprarte un coche nuevo y ahora nos echas la culpa. Eso no es justo Tito.

– Mentira, si no tuviera que pagar comunidad podría arreglarme la casa y vivir como un rey. Además todos me tenéis manía, os oigo hablar de mi por la escalera. 

– Bueno, es verdad que algunos vecinos  te tuvieron envidia, que se le va a hacer, no se puede caer bien a todo el mundo. El resto, la mayoría, siempre te hemos defendido.

– Mentira, estáis todos contra mi. Casi todos los vecinos me critican.

– Bueno, no es así. Pero entiende que un día empezaste a poner carteles en el balcón diciendo que esta no era tu comunidad. Empezaste a asustar a los comercios, a todo el que pasaba por la calle le contabas lo incómodo que estabas con tus vecinos… Debes entender que eso provoca que la gente también reaccione, y no todos lo llevan bien.

– No soy yo, toda mi familia piensa como yo.

– Tito, tus hijos son encantadores y buenos vecinos, tu mujer se muere de vergüenza cada vez que montas uno de tus numeritos. Eres tú el único que piensa así, pero nos quieres hacer creer a todos que es toda tu familia.

– Pues esto ya no tiene vuelta atrás. Me voy con o sin vuestra aprobación.

– Claro, vete cuando quieras. Pero esta casa seguirá aquí. Y si no pagas la comunidad al final tendremos que tomar acciones legales, algo que no queremos hacer. Será largo y desagradable, pero no puedes montarte tu película y saltarte las normas. La ley al final se cumplirá.

– No, haré lo que haga falta hasta conseguir separar mi casa.

– Bueno, si decides eso nos harás a todos la vida mas difícil (tú y tu familia incluidos). Pero no nos quedará más remedio que aguantarte y dejarlo en manos del juez . No conseguirás nada. Quizás harías mejor diciéndole a tus hijos que piensen por sí mismos para que puedan tener un futuro y algún día prosperemos todos. 

– Ya estás amenazando…

– Buenas tardes Tito, te deseo lo mejor.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s