Un antes y un después 

Los últimos diez años deberían enseñarnos varias cosas sobre las sectas secesionistas:

– Transferir competencias no ha mejorado la convivencia, todo lo contrario. Ahora sanidad y educación están al servicio de los gobiernos locales, lo gestionan como quieren y ante cualquier problema culpan al estado.

– Redundar las administraciones no ha aportado nada más que gasto y en ellas se ha cocinado toda una casta política enquistada que para colmo siembra la confrontación.

– Las policías autonómicas no aportan ningún beneficio aunque he de reconocer que cumplen con su deber.

Nuestro país es más pobre, más débil y disfrutamos de menos libertad. Pero ahora el independentismo ha borrado su sonrisa y solo usa la pistola coaccionando al estado para obtener más poder. 

Cualquier pretensión federalista ya es historia ¿para qué? ¿mas de lo mismo? ¿mas poder para volver a montar una revolución separatista cuando el estado y la comunidad discrepen?.

Hay un antes y un después del día en que el independentismo perdió su sonrisa. 

La constitución protege las culturas catalana y vasca, ojalá siga siendo así para siempre. Pero eso no es excusa para gobernar en contra del estado. Abandonemos todos los complejos y atrevámonos a defender nuestra cultura y nuestra lengua, nuestra democracia y nuestra sociedad. Vale de demagogia separatista y desde luego ni un céntimo más invertido en construir fronteras que no existen y jamás existieron.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s